21/4/13

I wanna love you-Yamajima

Título: I wanna love you.
Pareja: YamaJima
Género:  Románce
Autora: Natsumi-Chan
Nota 1: Hola lind@s!!^^ Este fic lo acabo de terminar... No se si os gustará! Pero 
me esforcé mucho hihi~ Se lo dedico a mi buena amiga y oka-san Hitomy-chan!!^^ 
Aishiteru linda sempai!!! >3<
Nota 2: ^^ ¿De qué genero de música queréis que sea el próximo fanfic? OWO ¿K-pop, J-pop o C-pop? Por favor darme vuestra sincera opinión!! se aceptan críticas hihi~ Nyaa y muchisimas
gracias a Dani-Chan y Kida-Chan~ Gracias a ellas ya tenemos botón de afiliación! >< Os quiero!! Visiten sus blog están muy bien!! *O* DaniSasuNaru Blog! y  South Park FanGirl


          

 I Wannna Love You



¿Realmente piensas seguir llamándome "amigo"?

No consigo recordar la última vez que me llamaste o que dijiste mi nombre...
Confiaba plenamente en que nuestra amistad jamás se rompería, pero como suele pasar
a causa del tiempo hemos llegado a enfriarnos y a ser casi como dos extraños.
Éramos inseparables, como dos piezas de un puzzle que entre tantas y tantas combinaciones 
solo nosotros dos encajábamos a la perfección. No había persona que no conociese al dúo "Yamajima"
O así solían llamarnos nuestros amigos más cercanos, lo que tú no sabías era que todos esos rumores que decían de mi amor por ti eran ciertos y que yo si pensaba que el "Yamajima" podría ser real.
La última vez que te vi en esa fiesta lucías demasiado alegre así que pensé que no era el momento
de aclarar lo nuestro. Decidí hacer lo que mejor se me da : Disimular y actuar como si todo
estuviese bien.
Por un momento volvimos a reír juntos, a charlar como lo hacíamos antes, pero al final de la fiesta cada uno se fue por su lado con la animada frase de "¡Cuídate! ¡Ya te llamaré algún día!"
Tú y yo sabíamos que eso no iba a pasar ¿Por qué las cosas tienen que ser así?
Yo quiero estar contigo  ¿Por qué tu no?
Me gustaría correr hacia ti y decirte de una vez que me duele demasiado no poder abrazarte,
ni mirarte... Pero no serviría de nada, tú ya tienes a alguien que te hace feliz, cosa que por duro
que sea yo no pude conseguir.
Mi estúpido orgullo me impide admitir que en este momento dependo de ti incondicionalmente,
soy demasiado débil ante tu recuerdo.
A veces intento aliviar mi agonía con falsas ilusiones donde todo era como antes, tú y yo, solo nosotros en nuestro mundo irreal. Muchas noches me pregunto si estarás afectado por nuestra distancia, pero ¿Por qué no lo demuestras? Tú siempre eras el que actuaba sin temer las consecuencias y aunque intenté aprender de ti ya ni siquiera soy capaz de mirarte ¿Qué debería decir? El miedo y la inseguridad siempre están presentes desde que te fuiste y desgraciadamente se que llegará un día en el que sea demasiado tarde para recuperarte... Aún si es de esa manera yo siempre te recordaré, porque lo que pasamos juntos es algo que ni el tiempo ni nadie podrá borrar jamás. 
No me importa quien haya tenido la culpa, solo se que quiero luchar por ese futuro del que solíamos hablar, esa vida en la que nuestra amistad superaba con éxito todos los obstáculos. Diariamente sueño con ese día en el que me vuelvas a ver solo a mí... ¿Que si tengo orgullo? Quizás me quede algo, pero llegados a  este punto no me importa pisotear mi dignidad si con ello te das cuenta de que soy el único que te ama de verdad, que sigo siendo tu amigo, el mismo que te ha querido desde el momento en el que nuestros ojos se fundieron en una mirada, mas que para mí lo significó todo.
Se que sueno dramático, desgraciadamente ese es uno de mis defectos... Obsesionarme y preocuparme por cosas simples que con tan solo una pregunta obtendrían solución.
Me cansa ser tan jodidamente débil, por eso asumiré por una vez el papel de impulsivo que tanto te caracteriza y lo pondré todo en juego... Ya nada importa, mi querido Yuto,  no aguanto esta agonía.
Correr... esa es la única salida,  buscarte hasta que no me quede aliento ni fuerzas para poder hablar. Recuerdo que te habías mudado a un barrio residencial al norte de Honshu, si mal no recuerdo quedaba cerca de la prefectura de Aomori. Por suerte serán más o menos 20 minutos a pié.
No lo pensé más y comencé a correr mientras el viento chocaba contra mi rostro. Mi cuerpo se llenó repentinamente de adrenalina. Sabía las consecuencias a las que me exponía, mas no me preocupaba.
Quería liberarme por fin de este tortuoso sentimiento que tanto daño y felicidad me ha traído.
Habían dos opciones:  Confesarme y perderte para siempre llevándome el rechazo de todos y luego estaba la la segunda, poder ser correspondido y ser feliz a tu lado.
El tiempo se pasa rápido en este tipo de momentos en los que el corazón te va a mil por hora y en una abrir y cerrar de ojos te veo frente a mí... Abrazando a lo que parece ser tu novio.
Solo se que no pienso rendirme, no ahora que estoy aquí.
Avanzo hacia vosotros rápidamente haciendo que te des cuenta de mi presencia.
-¿Yamada? ¿Qué haces aquí?
-¿Eso es lo que me dices después de casi un año sin vernos? Se ve que te alegras de verme.
Digo irónicamente, actuando como nunca antes había echo, notando como tus ojos se abren de sobremanera.
-Yo, bueno...Lo siento, Yamada... Es que no te espe-
No lo dejé terminar y lo jalé del brazo llevándolo lejos, ante la mirada atónita de su acompañante.
- ¡¡Chotto matte!!  ¿No ves que estaba con alguien?
-¿Y te crees que me importa? Necesito hablar contigo, Yuto.
Él me mira aún más sorprendido y se queda pensativo por un momento.
-Esta bien, pero sé breve, por favor.
Esa indiferencia que muestra hacia mí me destroza el corazón, pero no pienso dejar que las lágrimas salgan. Pienso mantenerme fuerte hasta el final.
-¿Que sea breve? Por favor, no me vengas con estupideces. ¿Acaso no te alegras ni un poco de verme?
  Quiero saber por qué no coges mis llamadas, ¿Hice algo mal?
Algo no va bien, noto húmedos mis ojos, no puedo... ¡No puedo derrumbarme delante de él!
-¿A qué viene todo esto, Yamada?
-¿En serio no te das cuenta? ¡Maldito idiota!Tu actitud a cambiado mucho... Yo también he cambiado desde entonces y ya no me da miedo decir lo que siento... Así que si quieres respuestas debes
contestarme a mi primero ¿Te pasa algo conmigo?
Otra vez vuelve ese silencio incómodo de hace unos minutos, esta situación me está comenzando a desesperar.
-¡Contéstame! ¿No ves que estoy sufriendo? Yuto... Por favor, necesito saber.
Cojo valor y me dispongo a mirarlo a los ojos cuando escucho algo parecido a un sollozo... ¿Está llorando?
-Me voy a ir Yamada... Solo quería hacerlo más fácil.
- ¿Qué quieres decir? 
- Yamada, ¿Recuerdas mis vacaciones a Estados Unidos?
Hice memoria y recordé ese verano en el que Yuto estuvo  más de cuatro meses de viaje, fueron horrorosos para mí, nunca me contó nada de lo que hizo allí... Solo me llamaba los fines de semana con un tiempo de unos quince minutos para poder hablar.
- Claro... Te extrañé mucho esa temporada, pero, ¿Qué tiene que ver eso? 
-Estoy enfermo Yamada... Estuve internado en un hospital. Por eso me cambié de ciudad... Quería olvidarme de todo. Sería más doloroso si se lo hubiese contado a alguien.
De repente un frío desgarrador recorrió mi cuerpo... El alma se me partió en dos. Lo peor es que Nakajima seguía llorado, ahora desconsoladamente y yo no podía hacer nada.
-Pero, tiene cura, ¿verdad? 
Él me miró a los ojos, su rostro estaba húmedo y lleno de tristeza, ya no hacían falta más palabras... Le abracé con todas mis fuerzas, él me correspondió desesperadamente mientras más lágrimas escapaban de nuestros ojos.
-Perdóname, Ryo-Chan... por favor ¡Perdóname!
-Tranquilo Yuto, no hay nada de qué disculparse.
Alcé mis manos hacía sus pómulos obligándole a mirarme. Sequé sus ojos con la tela de mi camisa y le sonreí de la manera más tierna y comprensiva que pude.
-Hey, tontito, no llores... Somos YamaJima y pasaremos por esto juntos ¿de acuerdo?
Él asintió y lentamente me fui acercando, hasta que solo unos pocos centímetros distanciaban nuestros rostros.
Podía sentir su respiración sobre mis labios, y como su pulso de repente se aceleró, quedando perfectamente acompasado con los latidos de mi corazón.
-Ryo-Chan, no me dejes...
-Estaré contigo hasta el final. Te quiero Yuto... Siempre te he amado.
Noté como se sobresaltó un poco ante la confesión pero no se separó de mí, así que lo tomé como una aprobación y me acerqué delicadamente hacia él, depositando un suave beso sobre sus labios.
Fue un contacto  inexperto y un poco infantil, pero estaba cargado de amor y sentimientos puros. Fue mucho mejor que en mis sueños... Nakajima me rodeó por la cintura mientras que yo enredé las manos en su cuello trayéndole  más hacia mí.
Estuvimos un unas horas en ese parque, disfrutándonos mutuamente... Hablamos sobre cosas sin importancia, reímos como antes con la pequeña diferencia de que ahora éramos más que amigos y ya no tenía que aguantarme las ganas de besarle ni de cogerle la mano. También me contó que ese joven con el que estaba antes era su nuevo amigo Chinen Yuri, por suerte no era ningún rival, ya que este ya tenía pareja. Era un chico menor que él, se llamaba Ryutaro y según me dijo Yuto, han tenido muchos problemas pero al final, después de tanto luchar, están juntos... Como nosotros dos y aunque se que Nakajima se va a ir pronto de este mundo yo jamás le olvidaré... Moriré junto a él para que nuestras almas estén entrelazadas por siempre.
Sé que eso causará daño a mi familia y amigos, pero sinceramente ahora que sé cómo es la vida junto al ser que amas me veo incapaz de volver  a pasar mis días en soledad. Simplemente, ya no puedo vivir sin él.
Aprovecharé cada segundo para decirle lo mucho que lo amo, le haré pasar los mejores meses de su vida para que cuando el último suspiro abandone su cuerpo, tenga una sonrisa en su rostro.
No puedo evitar sentir rabia hacia el mundo por haberle dado esa horrible enfermedad a un chico tan bueno y puro como lo es mi novio, él siempre me defendía de todo, a pesar de ser menor actuaba muy protector conmigo, pero ahora ya no quiero ser una carga, es mi turno cuidar de él y agradecerle por corresponder mi amor.
Sus ojos están llenos de entusiasmo una vez más, de nuevo conectados por los recuerdos.
Nakajima, agradezco tanto el haberte conocido...Creceré y te amaré por siempre, porque haces brillar los lugares más oscuros dentro de mi corazón. Nunca olvides que para mí eres el único y donde quiera que estés, mi amor por ti es tan eterno como la luz de las estrellas en la noche más hermosa. Te amo, mi tontito baka.

              FIN. 

By:Natsumi-Chan


frases de amor
カーソル・スイッチ